jueves 21 de enero, 2010

5:30 p.m. – 9:30 p.m.

ok, aquí vamos:

La primera cosa que tratamos fue la actividad que sucede en la membrana del electrodo de vidrio. Iván nos explica que la actividad que sucede es que los iones hidronio de la solución forman una película en la parte exterior de la membrana, esta es la llamada capa hidratada. Esta actividad se debe al poco peso de los iones hidronio que desplazan otros iones más pesados en el vidrio, como los iones de sodio o litio.

Esta inclusión de los iones hidronio en el vidrio en la pared exterior en contacto son la solución cuyo pH se quiere medir genera una carga eléctrica en el vidrio. De alguna manera, es esta carga eléctrica que se genera en la membrana de vidrio la que es conducida por medio del electrolito hasta el hilo de plata conductor y de ahí hasta el amplificador.

Esto nos lleva a otra aclaración que vino por parte de Felipe: lo que sucede al interior de las dos semiceldas es una diferencia de potencial, no un flujo de corriente, como anteriormente pensábamos. Siendo más extrictos sí existe un flujo de corriente, pero éste es muy pequeño ya que la diferencia de potencial entre las dos semiceldas es sólo del orden de milivoltios. Por eso esta técnica de medición se llama Potenciometría (medición de una diferencia de potencial, o sea de carga eléctrica), y no Amperimetría (medición de un flujo de corriente).

Es además por esta razón que el amplificador empleado en la medición de pH es un amplificador de alta impedancia. Eso significa que lo que se amplifica no será un flujo de corriente sino un voltaje a la entrada del amplificador (gracias Felipe!).

Otro tema tratado fue la complejidad presente en hacer reversible el proceso, algo que ya habíamos observado desde las primeras pruebas. Esta dificultad la tenemos en revertir la solución de una concentración ácida (limón) a una menos ácida (mandarina) ya que es necesario agregar mucha más cantidad de esta última sustancia. Andrés Barón nos explica que esta dificultad se debe a que estamos empleando en ambos casos sustancias ácidas y por tanto siempre estamos agregando iones hidronio a la solución. Tanto el limón como la mandarina son sustancias ácidas, ambas contienen iones hidronio sólo que en diferente concentración. El reto ahora sería el de encontrar una sustancia orgánica que neutralizara el ácido del limón pero hasta el momento todas las frutas con las que hemos experimentadas son ácidas. Existe alguna fruta que sea básica? al parecer no.

Finalmente se dejó planteado para la próxima reunión explorar el uso del repollo morado (lombardo) como indicador de pH. La idea es investigar este proceso alternativo de inferir cambios de pH a partir de cambios de color. En Madrid Andreas y Carla habían comenzado a hacer algunas pruebas en esta misma dirección.

alejandro.

Anuncios

One Response to “jueves 21 de enero, 2010”

  1. […] Esto se debe a que al parecer no existen frutas en el expectro básico. Y como he escrito en posts anteriores, mantener el expectro en sólo frutas ácidas hace que siempre se estén agregando iones hidronio a […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: